Estamos hartos de oirles a los politicos, eso de "PRESUNTO INOCENTE", cuando la verdad es que son "PRESUNTOS CULPABLES", hasta que se demuestre lo contrario

Google+ Followers

lunes, 28 de enero de 2013

JAUME GILABERT


Así se adoctrina en los colegios catalanes: Un alcalde de ERC arenga a un grupo de niños para que coreen el grito de independencia

El proceso de construcción nacional que viene desarrollando el nacionalismo catalán desde hace más de tres décadas abarca todos los ámbitos imaginables. La punta de lanza más visible de este proyecto ha sido y es TV3, algo que nunca han ocultado sus máximos responsables, ni los del Gobierno autonómico. (Ver video)
El consejero de la Presidencia y portavoz de la Generalidad, Francesc Homs, lo ha reconocido más de una vez de forma textual, como también lo han hecho los correspondientes dirigentes de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales.
La etapa de Mònica Terribas al frente de TV3 se caracterizó por una intensificación de esa política, lo que ha continuado en los últimos meses, con situaciones tan inauditas como la emisión de publirreportajes propagandísticos defendiendo los planteamientos políticos de CiU, como si fueran documentales, tan solo unos días antes de las elecciones.
La obstinación ha sido tan persistente que incluso el Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC), órgano controlado por los partidos nacionalistas, no ha tenido más remedio que dar un toque de atención a TV3 por el sesgo y la demagogia de uno de sus programas estrella, Els Matins.
Los niños, principal objetivo del adoctrinamiento
Con la llegada de Artur Mas al frente de la Generalidad, este tipo de actuaciones se han acentuado, especialmente en el ámbito cultural, mediático, deportivo e incluso religioso, y se han puesto en práctica nuevas versiones de nacionalismo, como el meteorológico o el policial, hasta ahora desconocidas.
Pero la parte más delicada de este proceso de construcción nacional, sin duda, es la que afecta a los niños. A la obsesión por mantener, a toda costa y en contra de las sentencias judiciales, la prohibición de reintroducir el español como lengua vehicular escolar junto al catalán, se han sumado todo tipo de actuaciones complementarias.
Basta con revisar los libros de texto o las decisiones (apoyando los centros públicos que deciden no respetar las fiestas de ámbito nacional) y las declaraciones (a favor de “catalanizar el sistema educativo”) de la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, para constatar el grado de adoctrinamiento al que son sometidos los escolares en Cataluña, llegando incluso a ser convocados en horario lectivo para manifestarse en contra del bilingüismo escolar.
Este tipo de actos sostenidos en el tiempo se complementan con múltiples acciones que van, desde enseñar a los más pequeños el himno autonómico de Cataluña en TV3, hasta realizar un programa de una televisión local en un colegio para instruir a los menores en el secesionismo.
“¡Venga, va! ¡Más fuerte, más fuerte! ¡Independencia!”
Con estos precedentes, parece normal que ocurran situaciones tan insólitas como la registrada este viernes por una cámara de Antena 3 durante la visita de Artur Mas a una feria de aceite en la localidad ilerdense de las Borjas Blancas.
Unos niños de muy corta edad esperaban al presidente autonómico para saludarle a su paso. Cuando este se encontraba a unos pocos metros, acompañado por una comitiva formada por diversas autoridades locales, los niños han empezado a corear gritos de “independencia”, mientras una persona les animaba su lado. “¡Venga, va! ¡Más fuerte, más fuerte! ¡Independencia!”, indicaba.
La sorpresa ha sido mayúscula al comprobar que quien les arengaba a entonar la consigna política no era otro que Jaume Gilabert, alcalde de Montgai y ex presidente de la Diputación de Lérida. Y es que, al parecer, hay impulsos que algunos políticos no pueden reprimir por muy improcedentes que estos sean.
“Lo estaba oyendo todo esto, ¡eh!”, se ha limitado a decirle a los pequeños el presidente de la Generalidad cuando se ha cruzado con ellos.
Fuente. La Voz de Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario